¿Funciona o no funciona, la cúrcuma?

Publicado en: Sin categorizar 0

Pourquoi le curcuma ne marche pas

Son muchas las personas que toman un suplemento alimenticio de cúrcuma, convencidas de que les proporciona muchos beneficios. No obstante, a menudo la forma en que se usa la cúrcuma la hace totalmente ineficaz. Descubra el por qué y la manera de remediarlo.

¿Qué ha sido de las promesas de la cúrcuma?

Desde hace unos 6 años, los complementos alimenticios a base cúrcuma se han estado consumiendo como rosquillas. Y si creemos lo que dicen la mayoría de los sitios web de salud natural, comerciales o no, la cúrcuma parece tener efectos simplemente increíbles: podría bloquear la proliferación de células cancerosas, curar la osteoartritis, la esclerosis múltiple, las enfermedades cardíacas, las enfermedades neurodegenerativas tales como el  Alzheimer o las enfermedades inflamatorias intestinales como la rectocolitis hemorrágica. Y cuando buscamos estudios científicos sobre la curcumina en una base de datos de literatura médica, encontramos muchos estudios que parecen apoyar estas afirmaciones. Sin embargo, durante todos estos años, prácticamente nadie ha anunciado su curación o la remisión de su enfermedad gracias a la cúrcuma. ¿Cómo explicarlo? ¿Algo va mal? ¿Se trata de simple manipulación de marketing? Eso es lo que vamos a ver.

La cúrcuma es una especia de color rica en polifenoles: concretamente, los curcuminoides, que son los que le dan el color amarillo a esta especia. Entre los curcuminoides podemos distinguir cuatro sustancias: la curcumina (que representa alrededor del 80% de todos los curcuminoides), la demetoxicurcumina, l bisdemetoxicurcumina y la ciclocumina. La mayoría de las virtudes de la cúrcuma parecen estar relacionadas con los efectos de la curcumina, pero no sólo a ella: tras su ingestión, la curcumina sufre reacciones químicas en el hígado, dando lugar a cuatro metabolitos (o derivados): tetrahidrocurcumina, hexahidrocurcumina, sulfato de curcumina y glucurónido de curcumina. Entre ellos, el princippal es la tetrahidrocurcumina.

La curcumina en la industria 
Si la lista de ingrendientes del producto de a industria alimentaria que ha comprado menciona «E100», significa que el producto contiene curcumina. Este producto se utiliza generalmente por su coloración amarila.

  • Primer problema: el análisis de diferentes suplementos dietéticos de curcumina reveló que una buena parte de ellos se elaboran con cúrcuma de gama baja de precio, que contiene muy poca curcumina y, por tanto, muy poca sustancia activa (1).
  • Segundo problema: los estudios científicos que anuncian las virtudes de la cúrcuma contra al cáncer o las enfermedades crónicas no están basados en la investigación en pacientes, sino en estudios in vitro sobre células en el laboratorio: la curcumina se aplica directamente a las células o se les inyecta a animales.
  • Tercer problema: el tracto digestivo absorbe muy mal la curcumina (2); cuando los investigadores dieron diferentes dosis de cúrcuma como un suplemento dietético de excelente calidad muy popular y renombrado a voluntarios, no observaron ningún paso de curcumina a la sangre con dosis inferiores a 10.000 mg, lo que corresponde a 10 tabletas del producto ingeridas de golpe (3). Y tras ingerir 10 ó 12 tabletas, sólo 2 de cada 24 personas vieron aumentar sus niveles de curcumina en sangre, pero a valores muy bajos (22 a 41 ng/mL).

Esta es la razón por la que la cúrcuma no cumple todas sus promesas, ya sea como complemento alimenticio o en la cocina: apenas si pasa al torrente sanguíneo y, por lo tanto, no puede aportar todos los beneficios que se le atribuyen, porque son el resultado de experimentos de laboratorio en unas condiciones muy diferentes a las de la vida real. Afortunadamente, existe una manera de sortear todos estos problemas y obtener una cúrcuma altamente absorbible y, por lo tanto, altamente efectiva.

Estado de la investigación sobre la absorción de cúrcuma

Algunos laboratorios que se preocupan más que otros por vender productos de calidad, son conscientes de este problema. Podemos encontrar en el mercado muchos suplementos dietéticos de curcumina mezclada con pimienta negra. De hecho, un estudio demostró que la adición de 20 mg de piperina (un extracto de pimienta negra) a 2.000 mg de curcumina multiplica por 20 la absorción de curcumina (4)! La mezcla de curcumina y pimienta negra parece, por tanto, especialmente interesante, ya que una dosis de 2.000 mg de esta mezcla equivaldría a una dosis de 40 g de cúrcuma simple. Pero desafortunadamente esta solución también plantea dos problemas:

  • Los fabricantes nunca añaden más de 5 mg de piperina por cada 1000 mg de cúrcuma; es decir. la mitad de la dosis que sería efectiva según los estudios científicos.
  • Numerosos estudios han probado que el aumento de la absorción de la cúrcuma (u otras sustancias) provocada por la pimienta negra se debe a que esta sustancia aumenta la permeabilidad intestinal y por lo tanto el paso de moléculas externas a la sangre (5). Desafortunadamente, los investigadores también dicen que este efecto favorece el desarrollo de lasi ntolerancias alimentarias y las alergias (6). Además, también sabemos que cualquier cosa que aumente la permeabilidad del intestino favorece el desarrollo de enfermedades autoinmunes.

Finalmente, los suplementos dietéticos de cúrcuma combinados con pimienta negra, aunque muy prometedores, no son recomendables para preservar u optimizar su salud. Pero se han desarrollado otros tipos de cúrcuma aún más efectivos.

Nanopartículas y fosfolípidos de la cúrcuma

La cúrcuma es una sustancia liposoluble, pero también es soluble en agua, como ocurre con la mayoría de los polifenoles. A partir de esta propiedad, se han desarrollado dos técnicas para aumentar su absorción: nanoemulsiones de cúrcuma, que aumentan significativamente su solubilidad en agua y por lo tanto su absorción por el intestino y fosfolípidos de cúrcuma, para aumentar significativamente su solubilidad en grasas, con el mismo fin.

El proceso de nanoemulsión genera nanopartículas de cúrcuma cuya absorción ha sido evaluada en varios estudios clínicos. En comparación con la cúrcuma simple, la absorción de la curcumina es aproximadamente 10 veces mayor (7, 8). Otra ventaja de esta formulación radica en que mientras que la cúrcuma convencional desaparece rápidamente del torrente sanguíneo, las nanopartículas tienen una vida media de aproximadamente 13 horas, lo que significa que basta con tomar una cápsula tres veces al día para mantener unos altos niveles de curcumina en la sangre, lo que puede tener un impacto real en la salud, y en particular en las inflamaciones Según varios equipos de investigaciones, las nanopartículas de cúrcuma son de hecho un agente potencial para la quimioterapia natural contra el cáncer (9). Por desgracia, dichas nanopartículas aún no están disponibles en España.

La segunda formulación, los fosfolípidos de cúrcuma, también llamados fitosomas de cúrcuma, es capaz de multiplicar la absorción de cúrcuma por 29. Más concretamente, la absorción de curcuminoides aumenta en estas proporciones: la absorción de curcumina se multiplica por 19, la de demetoxicurcumina por 68 y la de bis-demetoxicurcumina por 56 (10). ¡Esta nueva cúrcuma ha sido probada en varios estudios clínicos y, a diferencia de la cúrcuma simple, parece ser tan efectiva como sugieren los estudios milagrosos de laboratorio!

curcuma1

Concentración de curcuminoides en la sangre en función del tiempo

C`mo utilizar los fosfolípidos de cúrcuma

  • Tratamiento del dolor: la cúrcuma en forma de fosfolípidos es eficaz para cualquier tipo de dolor (osteoartritis, golpes, etc.) a excepción del dolor neuropático (diabetes, fibromialgia, esclerosis múltiple, etc.). Tiene una eficacia superior a la del paracetamol, comparable a la de los antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, etc.). En caso de dolor agudo, se pueden tomar 4 comprimidos para aliviar el dolor sin efectos secundarios (el efecto máximo se siente pasada una hora o una hora y media después de la ingesta), al tiempo que proporciona otros beneficios para la salud (reducción de la inflamación, mejora de la salud de los vasos sanguíneos y probablemente reducción del riesgo de cáncer). En caso de dolor crónico, la dosis puede reducirse a 3 comprimidos al día (11).
  • Para tratar la artrosis: en 2010, investigadores italianos reclutaron a 50 pacientes con artrosis a los que se les suministraron o bien 2 cápsulas de fosfolípido de cúrcuma por la mañana y por la noche, o bien un placebo. Al mismo tiempo, todos seguían tomando el tratamiento convencional (medicamentos antiinflamatorios no esteroides) . El resultado: los marcadores de inflamación (CRP) y dolor se redujeron considerablemente. La capacidad de caminar sin dolor aumentó en un 245% en tres meses y el uso de la cúrcuma ahorró dinero a los pacientes, ya que el 62% de ellos dejaron de tomar sus medicinas tradicionales. Además, la cúrcuma no tuvo efectos secundarios (mientras que los medicamentos antiinflamatorios a menudo causan dolor de estómago, o bien aumentan el riesgo de ataque cardíaco) (12).
  • Disminución de los efectos secundarios de la radio y la quimioterapia: en un estudio reciente, los investigadores administraron cúrcuma fosfolípida (una cápsula por la mañana, mediodía y noche) o un placebo a 160 pacientes de cáncer (cáncer de colon, recto, hígado, riñón, estómago, pulmón, ovario o sangre) que estaban siguiendo tratamientos convencionales: quimioterapia o radioterapia. Querían saber si la cúrcuma tenía un efecto sobre la incidencia de los efectos secundarios. Resultados: Al tomar la cúrcuma, los pacientes vieron reducidos casi a la mitad los efectos secundarios (náuseas, vómitos), diarreas, constipados, perdidas de peso, infecciones, colapso del sistema inmunológico o del sistema sanguíneo). Lo mismo ocurrió en el caso de la radioterapia (13).
  • Para bloquear la proliferación del cáncer: dos estudios han demostrado los efectos de la cúrcuma en humanos en un intento de limitar la proliferación de células precancerosas, por ejemplo, tras la extirpación de un tumor. 25 hombres con diversas lesiones precancerosas tomaron 8 gramos de cúrcuma simple durante 3 meses. Los resultados de este estudio fueron modestos: el 50% de los pacientes que recibieron cúrcuma mejoraron y el 50% empeoraron. Pero los investigadores no pudieron probar los efectos de las dosis por encima de 8 g porque resultaban demasiado difíciles de tragar. Se puede asumir que los resultados serían mucho mejores con cúrcuma fosfolipídica (14, 15).
  • Para mejorar el tratamiento de los cánceres de páncreas: el cáncer de páncreas es un cáncer grave que progresa rápidamente y casi siempre es mortal. Dos estudios pusieron a prueba la cúrcuma en polvo en dosis de 8 g/día. Los resultados parecen muy variables, pero después de la ingesta de cúrcuma un paciente vio cómo su tumor retrocedía bruscamente en un 73% (16). En el caso de los pacientes que se habían vuelto resistentes a los tratamientos de quimioterapia, la cúrcuma les permitió sobrevivir durante más de un año en el 19% de los casos (17).
  • Para mejorar el tratamiento del cáncer de colon: dos estudios pusieron a prueba la administración de cúrcuma en polvo en pacientes con lesiones precancerosas o cancerosas de colon. En ambos casos, la cúrcuma demostró ser eficaz cuando se utiliza junto con tratamientos convencionales, comenzando con 4 gr por día. De nuevo, los investigadores no pusieron a prueba la cúrcuma en forma de fosfolípidos, lo que probablemente hubiera resultado más efectivo (18, 19).
  • Para tratar la uveítis: Investigadores oftalmológicos pusieron a prueba la eficacia de la cúrcuma fosfolípida en personas con uveítis, o sea, inflamación de la uvea, una parte pigmentada del ojo, tanto de origen autoinmune o como consecuencia de otra enfermedad. Los 106 participantes del estudio tomaron 1 cápsula de cúrcuma por la mañana y por la noche durante 12 meses, además del tratamiento tradicional y los investigadores notaron una disminución muy clara en la inflamación que resultó en una reducción del 80% (20) en el riesgo de recaída.
  • Tratamiento de la retinopatía diabética y la microangiopatía: en un estudio, 38 diabéticos durante al menos 5 años recibieron 2 tabletas al día de fosfolípido de cúrcuma además del tratamiento convencional, mientras que otros 39 recibían un placebo. Después de sólo un mes, la circulación sanguínea en los vasos oculares había mejorado. Además, la agudeza visual de los participantes aumentó mientras que no se observó ningún cambio en el grupo del placebo (21).

Al hacer clic en este enlace encontrará la cúrcuma fosfolípido vendida en nuestro sitio web

Referencia : (1) Zhou H1, Beevers CS, Huang S. The targets of curcumin. Curr Drug Targets. 2011 Mar 1;12(3):332-47.

(2) Anand P1, Kunnumakkara AB, Newman RA, Aggarwal BB. Bioavailability of curcumin: problems and promises. Mol Pharm. 2007 Nov-Dec;4(6):807-18.

(3) Lao CD1, Ruffin MT 4th, Normolle D, Heath DD, Murray SI, Bailey JM, Boggs ME, Crowell J, Rock CL, Brenner DE. Dose escalation of a curcuminoid formulation. BMC Complement Altern Med. 2006 Mar 17;6:10.

(4) Shoba G1, Joy D, Joseph T, Majeed M, Rajendran R, Srinivas PS. Influence of piperine on the pharmacokinetics of curcumin in animals and human volunteers. Planta Med. 1998 May;64(4):353-6.

(5) Khajuria A1, Thusu N, Zutshi U. Piperine modulates permeability characteristics of intestine by inducing alterations in membrane dynamics: influence on brush border membrane fluidity, ultrastructure and enzyme kinetics. Phytomedicine. 2002 Apr;9(3):224-31.

(6) Erika Jensen-Jarolim, Leszek Gajdzik, Ines Haberl, Dietrich Kraft, Otto Scheiner, Jürg Graf. Hot Spices Influence Permeability of Human Intestinal Epithelial Monolayers. J. Nutr. 1998 128: 3 577-581.

(7) Yu H1, Huang Q. Improving the oral bioavailability of curcumin using novel organogel-based nanoemulsions. J Agric Food Chem. 2012 May 30;60(21):5373-9.

(8) Sasaki H1, Sunagawa Y, Takahashi K, Imaizumi A, Fukuda H, Hashimoto T, Wada H, Katanasaka Y, Kakeya H, Fujita M, Hasegawa K, Morimoto T. Innovative preparation of curcumin for improved oral bioavailability. Biol Pharm Bull. 2011;34(5):660-5.

(9) Kanai M1, Imaizumi A, Otsuka Y, Sasaki H, Hashiguchi M, Tsujiko K, Matsumoto S, Ishiguro H, Chiba T. Dose-escalation and pharmacokinetic study of nanoparticle curcumin, a potential anticancer agent with improved bioavailability, in healthy human volunteers. Cancer Chemother Pharmacol. 2012 Jan;69(1):65-70.

(10) Cuomo J1, Appendino G, Dern AS, Schneider E, McKinnon TP, Brown MJ, Togni S, Dixon BM. Comparative absorption of a standardized curcuminoid mixture and its lecithin formulation. J Nat Prod. 2011 Apr 25;74(4):664-9

(11) Di Pierro F1, Rapacioli G, Di Maio EA, Appendino G, Franceschi F, Togni S. Comparative evaluation of the pain-relieving properties of a lecithinized formulation of curcumin (Meriva(®)), nimesulide, and acetaminophen. J Pain Res. 2013;6:201-5.

(12) Belcaro G., Cesarone M. R., Dugall M., Pellegrini L., Ledda A., Grossi M. G., Togni S., Appendino G. Product-evaluation registry of Meriva, a curcumin-phosphatidylcholine complex, for the complementary management of osteoarthritis. Panminerva Medica 2010 Giugno;52(2 Suppl 1).55-62.

(13) Belcaro G1, Hosoi M, Pellegrini L, Appendino G, Ippolito E, Ricci A, Ledda A, Dugall M, Cesarone MR, Maione C, Ciammaichella G, Genovesi D, Togni S. A controlled study of a lecithinized delivery system of curcumin (meriva) to alleviate the adverse effects of cancer treatment. Phytother Res. 2014 Mar;28(3):444-50.

(14) Cheng AL1, Hsu CH, Lin JK, Hsu MM, Ho YF, Shen TS, Ko JY, Lin JT, Lin BR, Ming-Shiang W, Yu HS, Jee SH, Chen GS, Chen TM, Chen CA, Lai MK, Pu YS, Pan MH, Wang YJ, Tsai CC, Hsieh CY. Phase I clinical trial of curcumin, a chemopreventive agent, in patients with high-risk or pre-malignant lesions. Anticancer Res. 2001 Jul-Aug;21(4B):2895-900.

(15) Rai B1, Kaur J, Jacobs R, Singh J. Possible action mechanism for curcumin in pre-cancerous lesions based on serum and salivary markers of oxidative stress. J Oral Sci. 2010 Jun;52(2):251-6.

(16) Dhillon N1, Aggarwal BB, Newman RA, Wolff RA, Kunnumakkara AB, Abbruzzese JL, Ng CS, Badmaev V, Kurzrock R. Phase II trial of curcumin in patients with advanced pancreatic cancer. Clin Cancer Res. 2008 Jul 15;14(14):4491-9.

(17) Kanai M1, Yoshimura K, Asada M, Imaizumi A, Suzuki C, Matsumoto S, Nishimura T, Mori Y, Masui T, Kawaguchi Y, Yanagihara K, Yazumi S, Chiba T, Guha S, Aggarwal BB. A phase I/II study of gemcitabine-based chemotherapy plus curcumin for patients with gemcitabine-resistant pancreatic cancer. Cancer Chemother Pharmacol. 2011 Jul;68(1):157-64

(18) Carroll RE1, Benya RV, Turgeon DK, Vareed S, Neuman M, Rodriguez L, Kakarala M, Carpenter PM, McLaren C, Meyskens FL Jr, Brenner DE. Phase IIa clinical trial of curcumin for the prevention of colorectal neoplasia. Cancer Prev Res (Phila). 2011 Mar;4(3):354-64.

(19) He ZY1, Shi CB, Wen H, Li FL, Wang BL, Wang J. Upregulation of p53 expression in patients with colorectal cancer by administration of curcumin. Cancer Invest. 2011 Mar;29(3):208-13.

(20) Pia Allegri, Antonio Mastromarino, Piergiorgio Neri. Management of chronic anterior uveitis relapses: efficacy of oral phospholipidic curcumin treatment. Long-term follow-up. Clinical Ophthalmology. October 2010 Volume 2010:4 Pages 1201 – 1206.

(21) Steigerwalt R1, Nebbioso M, Appendino G, Belcaro G, Ciammaichella G, Cornelli U, Luzzi R, Togni S, Dugall M, Cesarone MR, Ippolito E, Errichi BM, Ledda A, Hosoi M, Corsi M. Meriva, a lecithinized curcumin delivery system, in diabetic microangiopathy and retinopathy. Panminerva Med. 2012 Dec;54(1 Suppl 4):11-6.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *